domingo, 4 de julio de 2010

Las Llamadas Telefónicas: solo acaba de empezar

Otro relato que tenía colgado en el foro.


Dime, ¿Pero tú en que estabas pensando, eh? ¿En que pensabas?
Por qué instalaste ese maldito aparato llamado teléfono. La respuesta es bien fácil, sentías la necesidad de hablar. Y si no hubieras sentido esa necesidad ahora no estariamos como estamos.

Todo empezó aquel día. No podías conformarte solo hablando con el vecino, o no, tenías que hablar con todo el mundo, y vaya que casi lo consigues. Vamos que tenías que tener un telefono fijo en casa, linea y demás. Y tu sin escuchar a nadie fuiste a darte el caprichito. 

Era el día de la instalación y estabas muy nervioso, te sudaban las manos y esperabas con ansias tener entre tus manos ese aparato, que solo nos ha traido quebraderos de cabeza desde que lo compraste. Al fin, y para tu maldita suerte, llegó el señorito de telefonica y empezó con la instalación(no hubo suerte, no se quedó por el camino). Terminada la instalación, te lanzaste hacia él como si de tu novia se tratara y empezaste a hablar, con quién? no tengo ni idea, no me hacías ni caso. Solo eraís tu y el teléfono(o teléfona). Y hablabas y hablabas.
Aunque lo que no sabías en aquel momento tan feliz(para ti) era que la pesadilla solo acababa de empezar.

Tic-Tac-Tic-Tac-Tic-Tac-Tic-Tac

Las horas pasaban y tu seguías ahí enganchado.

Tic-Tac-Tic-Tac-Tic-Tac-Tic-Tac

Al fin, colgaste el teléfono y viniste con toda la familia a cenar.

Tic-Tac-Tic-Tac-Tic-Tac-Tic-Tac
Comías tan rápido que te atragantabas, y solo para volverte a reunirte con "ella".
Entonces empezó todo.

RING!!! RING!!!! RING!!!!

El teléfono sonó y tu corriste deseperadamente a cogerlo.
"Diga?"
Una voz metálica respondió.
"Hola. Operadora de Telefónica. Dentro de unos minutos le atenderán para hablar de nuestra oferta de internet. Por favor esperé unos minutos"
La voz se quedó callada y fue sustituida por música.
Tu colgaste. Pues no te apetecía ese tipo de ofertas y volviste con el resto a terminar la cena.
Esta vez comías despació disfrutando del momento, pues ya te sentías cansado y pensandolo mejor querías estar con tu familia.
Entonces otra vez.

RING!!! RING!!! RING!!!

"si?"
Una voz metálica respondió.
"Hola. Operadora de Telefónica. Dentro de unos minutos le atenderán para hablar de nuestra oferta de internet. Por favor esperé unos minutos"
Entonces la voz fue sutituida por música.
Colgaste el teléfono.
Volviste a la mesa, y murmuraste algo inteligible. 

RING!!! RING!!! RING!!!
"Otra vez, maldita sea" Y fuiste a coger el teléfono.
"Que!"
"Hola. Operadora de Telefónica. Dentro de unos minutos le atenderán para hablar de nuestra oferta de internet. Por favor esperé unos minutos"
Y otra vez la músiquita.

El resto de la noche, solo fueron llamadas... con una voz metálica.
Desde aquel día solo hacen que perseguirnos.
Desde aquel día sientes odio a las compañías telefónicas, y no quieres ni oír hablar de teléfonos.
Desde aquel día, que ya no hablas tanto.

Y ahora, YO, voy a hacer lo que debería haber hecho hace mucho tiempo.
Dar de Alta el teléfono.


Ahora utilizamos  el móbil...

2 comentarios:

  1. jajajaja que chistoso!!!! pero si es una lata que solo te hable una maquina a altas horas de la noche n_n estuvo muy buena esta historia...
    jajajajajaja

    pobre señor u_u... en un principio pense que pasaria algo mas fuerte pero de todos modos estuvo genial felicidades

    ResponderEliminar